La persecución de la labor informativa en México. Nuestra solidaridad con Sergio Aguayo ante la demanda de Humberto Moreira

Publicada en Publicada en Prensa

Ciudad de México a 18 de julio de 2016.

El 30 de junio de este año el Juzgado 15° Civil en el Distrito Federal admitió la demanda por daño moral de Humberto Moreira, ex gobernador de Coahuila, en contra de Sergio Aguayo, reconocido académico y comunicador mexicano. El 13 de junio el diario Reforma1 informó que el también ex presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional afirma en su en su demanda “haberse sentido lesionado en sus sentimientos, efectos, creencias, decoro y reputación” porque Aguayo… escribió que el ex Gobernador desprende un “hedor corruptor”,“… utilizando medios de comunicación impresos y electrónicos de difusión masiva”. Por ello reclama una indemnización de 10 millones de pesos.

En el artículo que motivó la demanda titulado “Hay que esperar”, publicado el 20 de enero de este año en Reforma1 y en El Siglo de Torreón, Aguayo reflexionó “Moreira es un político que desprende el hedor corrupto; que en el mejor de los escenarios fue omiso ante terribles violaciones a los derechos humanos cometidos en Coahuila”.

Informa Reforma que este párrafo fue subrayado en la demanda al ser considerado por Moreira como parte central que afecta su reputación, señalando que las: “Aseveraciones que el demandado realizó con el único propósito de ofender, insultar, calumniar y propinar injurias en contra del suscrito, acreditándose así la malicia efectiva…”. Aguayo por su parte ha sostenido la hipótesis que la demanda puede estar relacionada con la investigación que dirige sobre la masacre de Allende cometida en Coahuila en 2011, a lo que Moreira amenazó con una nueva demanda.

En Enjambre Digital consideramos que la acción legal contra Sergio Aguayo es parte del clima de persecución a las voces y medios independientes en este país, práctica que caracteriza al actual régimen político y conlleva no solo una violación al derecho de libertad de expresión del comunicador, sino que además socava el derecho a la información del resto de la sociedad mexicana.

En esencia Moreira se dice dañado por la expresión “hedor corrupto”. En este punto radica lo grave de la demanda y su admisión por parte de un Juez, ya que de llegar a una sentencia estaría condenando no solo a Aguayo a una improcedente y desproporcionada reparación, sino lanzaría un mensaje autoritario a toda la sociedad, que sobre la actuación de las figuras públicas no cabe escrutinio y debate, so pena de sanción millonaria. ¿Es viable una democracia con palabras prohibidas en el debate público?

Cabe recordar que nuestro marco constitucional y convencional, así como la legislación vigente, protegen la libertad de expresión y el derecho a la información de manera amplia en calidad de piedra angular de la democracia1, y si bien existen límites al ejercicio de esta libertad, como lo es el derecho al honor, tanto en la legislación como la jurisprudencia nacional e internacional, establecen la protección especial y prioridad de la libertad de expresión. De tal manera en México las manifestaciones que pudieran parecer molestas e hirientes, los juicios desfavorables e imputaciones de hechos o actos apegados o no a la veracidad están especialmente protegidas.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha establecido que para demandar daño moral no es suficiente un criterio subjetivo de que las expresiones hayan causado un daño, adicionalmente se debe verificar la existencia de todas y cada una de las siguientes condiciones; (i) la ilicitud de la conducta (vulneración del derecho a la vida privada); (ii) el criterio subjetivo de imputación (dolo o negligencia); (iii) la existencia de un daño (afectación al patrimonio moral de la persona); y (iv) una relación de causalidad entre la conducta ilícita y el resultado dañoso.1 De manera evidente la demanda de Moreira no pasa la prueba anterior, ya que la publicación de Sergio Aguayo no es ilícita, sino que responde al ejercicio de un derecho, y los hechos evidenciados por el analista no se refieren a la vida privada, sino a la actuación como funcionario y por lo tanto de interés público.

El derecho de calificar el desempeño de las autoridades o figuras públicas, tanto de Sergio Aguayo como el de cualquier ciudadano de este país, se fortalece por los precedentes que la Suprema Corte ha establecido con respecto a la libertad de expresión:

  1. El umbral de tolerancia a expresiones negativas en el caso de servidores públicos es mucho mayor.1
  2. Están protegidas aquellas expresiones que estén relacionadas con un tema de interés público como la comisión de delitos, así sean molestas o desfavorables e incluso inexactas.2
  3. El debate interés público debe ser desinhibido, robusto y abierto, pudiendo incluir ataques vehementes, cáusticos y desagradablemente mordaces sobre personajes públicos.3
  4. Que calificar de ofensivas o groseras la expresiones periodísticas, excede el ámbito jurídico.1

Nos causa extrañeza la admisión por parte de un Juez en la Ciudad de México de una demanda notoriamente improcedente, y manifestamos nuestra solidaridad con Sergio Aguayo anunciando que acudiremos vía Amicus Curiae a informar el proceso en defensa de la libertad de expresión. Reconocemos en Sergio no solo la calidad de su análisis y su compromiso con los derechos humanos, también es un promotor entusiasta de la comunicación horizontal lo que día a día refrenda en sus redes sociales. Defender su pluma y su voz crítica debe ser una tarea de la sociedad.

Hacemos un llamado a periodistas y defensores de derechos humanos, a organizaciones de la sociedad civil y en general a la ciudadanía a dar seguimiento al proceso y manifestarse libremente sobre el caso, ya que está en juego no solo la libertad de una persona, sino la de todas y todos.

Contacto Twitter: @enjambredigital correo: digital@enjambre.net

  1. “Demanda por daño H. Moreira a Aguayo”, Nota diario Reforma por Reforma Staff, miércoles 13 de junio del 2016, Sección Nacional, página 12.
  2. “Hay que esperar”, Sergio Aguayo artículo de opinión en diario Reforma, miércoles 20 de enero del 2016, Sección Opinión, Página 9.
  3. Observación General Nº 34 del Comité de Derechos Humanos de la ONU sobre el Artículo 19, Libertad de Opinión y libertad de expresión. 102º período de sesiones Ginebra, 11 a 29 de julio de 2011.
  4. Tesis de Jurisprudencia. LIBERTAD DE EXPRESIÓN. “MALICIA EFECTIVA” COMO PRESUPUESTO INDISPENSABLE PARA LA IMPUTACIÓN DE RESPONSABILIDAD CIVIL POR EXPRESIONES NO PROTEGIDAS POR AQUEL DERECHO. 2003643. Primera Sala.
  5. Tesis Aislada. LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y DERECHO A LA INFORMACIÓN. CONCEPTO DE INTERÉS PÚBLICO DE LAS EXPRESIONES, INFORMACIONES, IDEAS Y OPINIONES SOBRE FUNCIONARIOS Y CANDIDATOS. 2006172, Primera Sala.
  6. Tesis de Jurisprudencia LIBERTAD DE EXPRESIÓN. INTERÉS PÚBLICO DE LA INFORMACIÓN RELACIONADA CON LA PROCURACIÓN E IMPARTICIÓN DE JUSTICIA. 2003632. Primera Sala.
  7. Tesis de Jurisprudencia. LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y DERECHO AL HONOR. EXPRESIONES QUE SE ENCUENTRAN PROTEGIDAS CONSTITUCIONALMENTE. 2003304. Primera Sala.
  8. Tesis Aislada. LIBERTAD DE EXPRESIÓN. LA CALIFICACIÓN DE EXPRESIONES OFENSIVAS O GROSERAS EN LAS NOTAS PERIODÍSTICAS EXCEDE AL ÁMBITO JURÍDICO. 2008414. Primera Sala.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *